Es una realidad que el mercado automovilístico está cambiando mucho en los últimos años; cada vez menos jóvenes consideran como una prioridad el tener un vehículo propio, este hecho junto con la disminución progresiva del número de personas que se sacan el carné nos indica que la tendencia del mercado está en plena transformación.

Cada vez más gente considera que un vehículo es un artículo de lujo. Los gastos de tener un coche en propiedad en comparación con el poco uso que hacemos de ellos conllevan que el vehículo se convierta más en una carga que en una ventaja. También hay que tener en cuenta que no solo es el alto precio que supone adquirir un vehículo, sino que también su mantenimiento, impuestos y si vives en una ciudad, lo más probable es que tengas que pagar también una plaza de garaje. Solo tendemos a preferir un coche cuando nos rentabiliza el tiempo y nos da una mayor libertad en comparación con el transporte público.

España siempre ha sido un país en el que su población identifica el coche con una necesidad y no como una pasión como lo hacen los ciudadanos de EE. UU.

Este tipo de cambios en el mercado son los que favorecen los servicios de movilidad compartida y sostenibles como el de Activacar.

Una de las últimas líneas de negocio a la cual Activacar está prestando atención es la de Conjuntos Residenciales; que se puede subdividir a su vez en varios segmentos como son conjuntos de viviendas, residencias de estudiantes y zonas de coworking.

Las promotoras inmobiliarias encargadas de la venta y planificación de estos espacios habitacionales están buscando nuevos servicios de movilidad que encajen con los valores de la sostenibilidad que tan importantes son para la sociedad hoy en día.

Activacar apuesta por un servicio de carsharing para los habitantes de estos conjuntos residenciales, los cuales tendrán una opción de movilidad extra que complemente el vehículo propio.

Este modelo de negocio tiene numerosos encajes ya que en futuro se podría dotar a la promoción inmobiliaria de una flota de patinetes propios, motos y coches, todos ellos eléctricos, para el uso y disfrute de todos los residentes de los complejos.

Supone un claro valor añadido para la promoción inmobiliaria ya que incluye una experiencia de uso que facilita la vida a sus inquilinos.

Las residencias de estudiantes se beneficiarían claramente de este servicio ya que muchos de los estudiantes que viven en este tipo de residencias no tienen todavía vehículo propio, por lo que el hecho de que la residencia les ofrezca un servicio de movilidad supone una clara ventaja para sus inquilinos.

Este tipo de movilidad funcionaría de manera que el usuario que utiliza el vehículo pagaría solo por el tiempo de uso de este; cobrándose el importe a través de la App de Activacar.

Nuestra empresa se encarga también de la instalación de los puntos de recarga necesarios para la implantación de este servicio de coche compartido. Además, muchas de estas promociones inmobiliarias ya están instalando puntos de recarga para que cada residente tenga el suyo propio en cada plaza de aparcamiento.

Estos indicios nos animan a pensar que la movilidad sostenible y eléctrica esta en auge en el sector inmobiliario; siendo una clara apuesta por parte del mercado del automóvil el introducirse en este tipo de industrias y llegando a ofrecer un claro valor añadido a los conjuntos residenciales.

¡Ya sabéis!

¡Apostad por la #movilidadsostenible!

El equipo de Activacar.