La movilidad eléctrica, la implantación de electrolineras y cargadores de vehículos eléctricos a lo largo y ancho del país esta siendo respaldado por la Unión Europea; es por ello que la adaptación a la movilidad eléctrica avanza a un buen ritrmo.

Nuestro Ministro de Transporte ha anunciado que eximirá de solicitar una autorización específica de acceso a la vía pública en los puntos de recarga de gasolineras o áreas de descanso existentes. Este tipo de iniciativas y marcos normativos favorables es lo que hacen que el ecosistema de la movilidad sostenible prospere y avance.

Otro de los impulsos fue la modificación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética la cual obliga por primera vez a crear zonas para cargar los vehículos eléctricos en las estaciones de servicio que tengan un volumen de venta mayor a cinco millones de litros al año.

En España existen alrededor de 11.024 gasolineras, de las cuales solo el 10% (1.105) superan esta cantidad marcada por la ley.

Existen diversas modalidades respecto a la aceptación de esta normativa.

Siendo la primera que si la gasolinera ha vendido entre 5 y 10 millones de litros de combustible; esta tendrá desde la entrada en vigor de la ley, un plazo de 15 meses para presentar un proyecto de instalación y otros 12 para ponerla en funcionamiento.

La segunda es para las gasolineras que han vendido más de 10 millones de litros, en este caso son 12 meses para la presentación del proyecto y 9 para llevarlo a cabo.

La potencia mínima que deben tener estas estaciones de servicio es de 50 kWh y obligatoriamente en corriente continua. Es por ello por lo que los principales modos de carga adecuados para las electrolineras son:

Carga rápida

Potencia: 50 kW.

Tiempo de carga: 40 a 50 min 80% batería.

Este modo de carga funciona con una corriente alterna trifásica de 400 V y hasta 100 A. Esta pensado para puntos de carga en la vía pública.

Carga Super-Rápida:

Potencia: 150 a 250 kW.

Tiempo de carga: 15 a 25 min 80% batería.

Es el tipo de cargador mas utilizado en las electrolineras. Utiliza una corriente continua de hasta 600 V y 400 A, alcanzando los 250kW; lo cual permite cargar el vehículo en menos de media hora.

Ultra Rápida:

Potencia: +250 kW

Tiempo de carga: 5 a 10 min 85% batería.

Su potencia es muy alta, debiendo usarse únicamente en casos excepcionales ya que puede dañar la batería del coche. Todavía existen muchos modelos de vehículos que no están adaptados a esta potencia.

Una vez hemos aprendido los distintos modos de carga rápida más utilizados en áreas de servicio y electrolineras, os vamos a contar un poco más respecto a las iniciativas que están impulsando las principales empresas energéticas del país.

Iberdrola es una de las mayores impulsoras de la movilidad eléctrica en el mundo, está llevando a cabo varias iniciativas en Europa como la instalación de 150.000 puntos de recarga por varios países, de los que 25.000 corresponden a España. Ha instalado ya 400 puntos de carga rápida por todo el territorio y tiene varios cargadores super-rápidos como por ejemplo en la Vía de la Plata (Ruta Madrid-Badajoz). La empresa cobra el kWh a 0,30 euros en los cargadores rápidos y a 0,4 euros el kWh en los super-rápidos.

Otra de las empresas principales del sector es Repsol, la cual ya ha instalado 1.700 puntos de recarga de 50 kW. Junto su socia tecnológica Ibil inauguraron en Vizcaya la mayor estación de recarga de toda Europa, la cual posee cuatro terminales capaces de entregar cada uno 400 kW, permitiendo cargar los vehículos en menos de 4 minutos. En abril de 2020 estrenaron en Álava un cargador con potencia de 700 kW que permitía cargar 4 vehículos a la vez, repartiéndose 175 kW a cada uno o permitiendo la carga de dos vehículos a 350 kW.

Como ya sabemos, Tesla fue la primera empresa en España en instalar super-cargadores. En la actualidad tiene 50 estaciones de recarga en activo, cobrando unos 0,29 euros el kWh y siendo gratis para los Teslas.

Por último, tenemos Ionity, la cual es una empresa que ofrece red de carga rápida estilo Tesla. Esta empresa esta formada por un consorcio entre Audi, Volkswagen, Porsche, BMW, Mercedes Benz, Ford, Kia y Hyundai; permitiendo cargar sus coches eléctricos a un precio entre 0,30 y 0,40 euros el kWh. Mientras que si se intenta cargar un coche que no pertenezca a esas marcas, se cobrará 0,79 euros el kWh.

En la actualidad muchas de las marcas tradicionales de gasolineras se están aliando con estas empresas energéticas; algunos de los acuerdos más importantes que se están rubricando son:

  • Cepsa – Ionity: Han instalado ya 6 estaciones de carga super-rápida y tienen 8 más en construcción.

 

  • Avia – Iberdrola: Están instalando cerca de 500 cargadores en sus gasolineras.

 

  • Ballenoil – Iberdrola: Iberdrola ha instalado cerca de 110 cargadores rápidos en cerca de 50 gasolineras de Ballenoil.

Estamos inmersos en una transformación integral de la industria del transporte, es por ello por lo que todavía se están perfilando a los agentes del mercado y queda mucho recorrido por delante para que empresas como Activacar, desempeñen un papel importante en esta transformación a la movilidad sostenible.

¡Ya sabéis!

¡Apostad por la #movilidadsostenible!

El equipo de Activacar.